Viviana, en el salon de ventas